domingo, 14 abril, 2024
jaimerinconrd@gmail.com
Deporte

La leyenda de Jimmy Butler como hijo secreto de Michael Jordan

Jaime Rincon

Cada año que llegan los Play-Offs hay un momento en que Jimmy Butler se convierte en Michael Jordan. Qué le pregunten a los Milwaukee Bucks de Giannis Antetokounmpo, tras recibir una media de 37 puntos por partido del bueno de Jimmy ‘Buckets’ en la primera ronda de los Play-Offs. La realidad es que este rumor de la estrella de Miami como hijo secreto de Michael Jordan ha ido tomando mucha más fuerza en las últimas fechas.

Todo comenzó en 2016, cuando se supo que Michael Jordan había tenido un hijo secreto en 1989 fruto de una infidelidad a su entonces mujer Juanita Vanoy. La superestrella de la NBA, en aquel entonces, pagó una cantidad de dinero para mantener a la familia del chico y para que no se expandiese un escándalo que podría haber manchado su marca.

Los foros de internet se pusieron en marcha en busca de un jugador de la NBA que tuviese parecido físico con Jordan, que no tuviese padre conocido y que tuviese una habilidades dignas. Todo el mundo llegó a la conclusión de que Jimmy Butler podría ser ese hijo perdido del ’23’ con sus 2,01 de altura y sus 104 kilos de peso.

Buckets nació en una ciudad que Jordan visitó varias veces en 1989 como Houston. Allí se disputó el 12 de febrero el All-Star y, siete meses después, nació allí mismo Jimmy Butler. El jugador tuvo una infancia más que complicada, con una relación tormentosa con su madre Londa que terminó saltando por los aires cuando tenía 13 años y le expulsó de casa.

No paró de trabajar, como su ‘padre’

Butler tenía un amigo íntimo en la escuela llamado Jordan Leslie Lambert y su familia decidió darle cobijo en esos años de instituto, donde no le faltó de nada y se convirtió en la clase de jugador que es a día de hoy. “De todos los chicos que he dirigido en mi vida, ninguno pasó más tiempo en el gimnasio o viendo partidos conmigo que Jimmy Butler“, dijo su entrenador de instituto Brad Ball.

Jugaría en la universidad de Marquette con una beca de estudios durante tres temporadas y fue elegido en el draft de 2011 casualmente por los Chicago Bulls en la posición 30. Mucha gente decía que ni entraría en el Draft, pero quizá hubo una mano negra que le empujó a ser escogido y precisamente por la franquicia en la que Jordan lo fue todo.

Pese a ese tener una primera temporada testimonial en la que jugó ocho minutos por partido, Butler no se rindió y siguió trabajando y trabajando hasta consolidarse como titular en su tercera temporada en la NBA con los Bulls. Su juego empezó a crecer exponencialmente y pronto se hizo con el liderato de unos Bulls que volvieron a ser relevantes en la NBA gracias a su sociedad con Pau Gasol en 2015.

Butler fue traspasado a Minnesota y luego a Philadelphia para finalmente recalar en unos Miami Heat donde se siente como el amo de la franquicia. El jugador, curiosamente, ha despuntado en los dos únicos clubes donde ‘su padre’ tiene la camiseta retirada. Otra similitud que no deja de ser curiosa es que el jugador ha apostado a la marca china Li-Ning su patrocinio, firmando un contrato similar al conseguido por Jordan con Nike cuatro décadas atrás.

Seguramente, Jimmy Butler no sea el hijo secreto de Michael Jordan, pero sus carreras están entrelazadas sospechosamente en muchos puntos. El mejor jugador de todos los tiempos consigue que la leyenda se reavive cada temporada en los Play-Offs. Antetokounmpo ya sospechaba algo cuando, en su rueda de prensa tras ser eliminado por Miami, sacó a colación el nombre de MJ.

FUENTE

Facebook Comentarios
Redacción
El AutorRedacción