martes, 24 noviembre, 2020
info@jaimerincon.com
Nacionales

Lesandro Guzmán, a dos años de que una pandilla le arrebatara sus sueños

El miércoles 20 de junio de 2018 es un día que los dominicanos residentes en el Bronx, Nueva York, nunca olvidarán. Ese día perdieron a manos de una pandilla a una joven promesa dentro de la policía de ese condado.

Eran las 10:30 de la noche de ese día, cuando el joven, de 15 años de edad, Lesandro ‘Junior’ Guzmán-Feliz, salió de su departamento y estando fuera, notó que 4 vehículos sospechosos le seguían y se alarmó. Comenzó a correr y fue perseguido por varios pandilleros.

Lesandro buscó refugio en una bodega en el Bronx, cerca de su residencia, pero eso no detuvo a miembros de la pandilla “Los Trinitarios” quienes lo sacaron de allí arrastrado hacia la acera de la tienda donde lo atacaron sin piedad.

Grabaciones de cámaras de vigilancias y un video de celular desde uno de los pisos superiores de un edificio, captaron cómo se dio todo el suceso que acaparó a atención de toda la ciudad y su comunidad de origen, República Dominicana.

Tirado boca arriba en la acera, rodeado de aproximadamente una docena de hombres, el joven de origen dominicano fue apuñalado con cuchillos y machetes. Uno de los individuos con una gorra roja le propinó el golpe mortal con una estocada directa en el cuello.

Al poder escapar, pero herido de gravedad, Lesandro corrió hacia el hospital más cercano, a unas cuadras de donde ocurrió el hecho, pero se derrumbó antes de llegar. Su cuerpo ensangrentado se desplomó en el escalón en una caseta de seguridad cerca de una de las entradas del hospital.

Tras su muerte, el novio de su hermana, comentó a un medio de comunicación estadounidense que uno de los líderes de la pandilla Los Trinitarios declaró en la red social Snapchat que el asesinato fue un caso de “identidad errónea”, ya que el joven tenía un parentesco físico similar a un adolescente de pelo rizado que participó en un video sexual con la sobrina de un integrante de la banda que fue difundido por Facebook.

La indignación de las personas que se enteraron del asesinato de un joven que no tenía nada que ver con ello, que mostraba indicios de querer ser policía y que era un adolescente sin vicios ni problemas, repercutió en las redes sociales y pasó a reflejarse posteriormente en las calles.

# Justiceforjunior

En una primera acción, se creó un hashtag, llamado #justiceforjunior (justicia por Junior) y el mismo se viralizó en las redes sociales Twitter e Instagram. Pero la reacción de la sociedad empeoró luego cuando que el vídeo gráfico del asesinato de Guzmán-Feliz comenzó a circular en Internet.

Es a partir de esto, que las líneas de información policiales recibieron un torrente de llamadas de supuestos testigos y otras personas que identificaban a los sospechosos. Además, las publicaciones de los oficiales de policía que requería pistas sobre el caso, fueron compartidas y vistas más de 100,000 veces.

Aunque en primera instancia hubo una reacción buscando justicia, la muerte de Lesandro dio a lugar a una serie de hechos en su honor.

Después de su muerte, el Departamento de Policía de Nueva York estableció una beca con el nombre de Guzmán-Feliz, dado que él aspiraba a convertirse en detective y fue miembro del programa “NYPD Explorers”, el cual es un grupo juvenil para jóvenes interesados en carreras policiales.

También, durante su funeral, en la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo, miles de personas asistieron y los que cargaron su ataúd vestía camisetas de los Yankees de Nueva York, equipo del cual era aficionado Lesandro.

Al transcurrir un mes de su deceso, la comunidad del Bronx rindió homenaje a ‘Junior’ con un mural especial. La creación del reconocido muralista urbano Chris Pyrate fue titulada “Stand with Junior” muestra a Guzmán Feliz vistiendo una camiseta de los Yankees, una aureola y alas de ángel.

De igual manera, en honor a las aspiraciones de Junior de convertirse en un oficial de la policía, se colocaron 48 velas al pie del mural, representando el recinto 48 de la policía. Además, colocaron el nombre de “Lesandro Guzmán Feliz Way” a la intersección donde Junior fue asesinado.

Sospechosos

Al cumplirse dos años, 14 sospechosos han sido arrestados en relación con la muerte de Guzmán-Feliz. Todos son miembros de la pandilla dominicana Los Trinitarios. De estos, cinco han sido condenados.

Jonaiki Martínez Estrella, Manuel Rivera, Elvin García, José Muñiz y Antonio Rodríguez Hernández Santiago fueron declarados culpables por la justicia del Estados de Nueva York. Los delitos fueron asesinato en primer grado, en segundo grado, asalto de pandillas y conspiración.

Facebook Comentarios
Administrador