sábado, 22 junio, 2024
jaimerinconrd@gmail.com
Internacionales

Cadena perpetua a migrante que asesinó a dominicana de 92 años en NY

Jaime Rincon

El juez Kenneth Holder de la Corte Suprema Estatal de Queens, condenó ayer jueves a cadena perpetua al guyanés ilegal Reeaz Khan por el asesinato de la dominicana de 92 años, María Fuertes el 2 de enero 2020.

El sentenciado que tendrá derecho a pedir libertad condicional después que cumpla 22 años en la cárcel, también agredió sexualmente a la abuela.

«Mi abogado me coaccionó», dijo Khan, de 24 años, durante la lectura de la  sentencia afirmando que fue engañado para aceptar un acuerdo de culpabilidad por el asesinato. El juez ordenó al guyanés callarse calificando de absurdo el argumento para tratar de que se anulara el caso.

Holder relató en detalle las negociaciones de declaración de culpabilidad que tuvieron lugar entre la oficina de la fiscal del distrito de Queens, Melinda Katz y Khan antes de su declaración de culpabilidad el 20 de junio, el mismo día en que los jurados debían ser seleccionados para su juicio.

«Te hice jurar bajo juramento», le dijo el magistrado. «Usted fue interrogado extensamente con respecto a su acuerdo para aceptar esta declaración».

El juez reveló que Khan le dijo que nadie lo obligó a aceptar el acuerdo y que estaba satisfecho con su representación legal, contradiciendo las declaraciones de Khan el jueves de que su abogado le mintió, diciéndole que solo tendría que cumplir 11 años de la sentencia.

«Simplemente quieres retrasar este caso», le dijo Holder, señalando que Khan había pedido despedir a un abogado anterior, retrasando el juicio durante aproximadamente un año.

«Se acabó. No se habla más. Puedes apelar más tarde», le dijo el juez.

Khan le dijo a Holder que estaba borracho en el momento del incidente y que no recordaba lo que sucedió. «Eso no es lo que soy», dijo Khan. «Mi camino es de amor y paz. Yo estaba bajo la influencia. Tenía 21 años».

Holder le recordó a Khan que estará sujeto a deportación al final de su condena en prisión. Antes del asesinato, Khan había estado libre a pesar de una orden de deportación de de inmigración debido a condenas previas por asalto y armas.

Fuertes estaba caminando cerca de su casa en el vecindario Richmond Hill (Queens) en una noche de invierno muy fría  para poder alimentar a los gatos que encontraba cuando Khan la atacó y la dejó semidesnuda en el helado pavimento.

La señora Fuertes era madre de dos hijos, fue hallada con hipotermia y semi consciente cuando un buen samaritano llamó al 911 y le puso uno de los abrigos que él vestía hasta que llegaron los paramédicos.

Facebook Comentarios
Redacción
El AutorRedacción