domingo, 21 julio, 2024
jaimerinconrd@gmail.com
Nacionales

En el sector Roberto Suriel de Los Guaricanos temen que surjan enfermedades

Jaime Rincon

Las lluvias del pasado fin de semana provocaron el desbordamiento de una cañada en el sector Roberto Suriel de Los Guaricanos en Santo Domingo Norte, ahora los moradores del lugar temen que surjan enfermedades.

Aunque dicen haber perdido todos sus ajuares, ahora su mayor preocupación es que surjan enfermedades.

Los comunitarios dicen que los mosquitos y otras alimañas que han salido luego de las lluvias, son incalculables.

Agregan que tras la pérdida de sus trastes, muchos han tenido que dejar sus residencias y trasladarse donde familiares.

También pidieron el arreglo de sus calles y la construcción de un muro de contención.

Los residentes del lugar piden a las autoridades que acudan en su auxilio.

Otros sectores afectados por lluvias

Las lluvias que cayeron el fin de semana también dejaron pérdidas  millonarias a los comerciantes de la avenida Monumental.

Propietarios de colmados, tiendas de celulares, ropas y talleres automotriz, dicen que las pérdidas en sus negocios son cuantiosas.

Narran además, que las aguas que se acumularon en los comercios les dañaron alimentos, celulares, máquinas y productos para vehículos.

Ahora su preocupación es buscar dinero para comprar mercancías, o de lo contrario tendrán que cerrar sus negocios.

Asimismo, afirman que el desborde de una cañada y las aguas en las calles fueron las causantes de los daños en los establecimientos.

Exigen a las autoridades  arreglar el asfalto en la avenida Monumental, para evitar que cada vez que llueva, hechos similares ocurran.

Los comerciantes esperan que las autoridades acudan en su auxilio para volver a recuperarse.

Lluvias causan perdidas en Manoguayabo

Una situaciones similar ocurre en Manoguayabo, donde sumergidos entre escombros continúan decenas de familias cuyas pertenencias resultaron totalmente destruidas a causa de las fuertes lluvias del fin de semana.

Los afectados por las inundaciones del sábado tratan de sacudirse el lodo, mientras lamentan las vidas que la corriente se llevó.

Asimismo, los residentes intentan devolver su entorno a lo que era antes. Pero reparar los daños, a tres días del mortal aguacero, no será tarea fácil.

Facebook Comentarios
Redacción
El AutorRedacción