viernes, 3 julio, 2020
info@jaimerincon.com
ActualidadCoronavirusCovid-19Moda

Muere Jenny Polanco, diseñadora de moda Dominicana

Creativa e inquieta, apasionada del arte y de las expresiones culturales, como se autodescribía, Jenny Polanco fue, hasta su último hálito de vida, la diseñadora que marcó un hito en la moda dominicana.

La artista de 62 años al momento de su muerte, cuyos diseños siempre resaltaron el origen, la sencillez y la sensualidad de la mujer caribeña, falleció en la madrugada de este martes por complicaciones de salud causadas por el Coronavirus, que ya se ha llevado la vida de cinco personas más en República Dominicana.

Jenny Altagracia Polanco de León nació en la ciudad de Santo Domingo en 1958 y, desde pequeña, sabía lo que iba a ser de grande; la ropa le apasionaba al punto de que le hacía sus propios vestidos y atuendos a sus muñecas.

Pero lo más cercano a “confección de moda” que ofrecía el país para el momento en que le tocó escoger carrera, era Diseño de Interiores y Artes Plásticas en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Las clases de patronaje, técnicas de sastrería y drapeado artístico, las recibió en la Escuela de Diseño Parsons, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

Aún con el mundo por delante en la capital de la moda, Jenny trasladó sus sueños a su amada isla, montando un atelier al regresar al país. Su trabajo fino, serio y auténtico, como ella misma, le ganó el respeto de hombres y mujeres, llegando a convertir su nombre en una marca país.

Simple, pero con una larga lista de celebridades locales que adoran sus looks, Jenny logró penetrar en el exigente mundo de la moda internacional y ubicar sus diseños en tiendas de renombre mundial. Sus piezas se caracterizaron a través del tiempo por un estilo de vanguardia clásica y líneas sofisticadas, fusionadas con detalles artesanales del vernáculo dominicano.

Bajo el nombre de Acqua, en octubre del 2019, Polanco rompió el esquema de su tradicional blanco y presentó esta vez una colección donde predominó el color rojo en la segunda jornada de Dominicana Moda.

Hoy solo nos resta honrar a esta mujer de alma indómita, y sonrisa eterna; que más que un legado plasmado en tela y carboncillo, nos deja la lección de su vivo ejemplo, que la belleza comienza con la decisión de ser uno mismo.

Facebook Comentarios

Deja una respuesta