miércoles, 12 junio, 2024
jaimerinconrd@gmail.com
Actualidad

Consejos para mantener un pene saludable y en forma

Jaime Rincon

Mantener unos genitales sanos influye en el bienestar general de un hombre. Es más, algunas afecciones esconden enfermedades (por ejemplo, una disfunción eréctil puede ser el primer síntoma de enfermedad cardiovascular o de alteración metabólica), por lo que cuidar del pene para que esté en forma y saludable es más importante de lo que a veces se pueda pensar.

Entre las afecciones más frecuentes atendidas por los especialistas en urología se encuentra la balanitis (inflamación del glande y del prepucio), que se produce por unos hábitos higiénicos deficientes y puede conllevar a que el paciente desarrolle fimosis.

De igual modo, la infección por hongos o micosis en el glande, las infecciones de transmisión sexual como el Virus del Papiloma Humano (VPH) o la disfunción eréctil son también motivos de consulta habituales.

El urólogo Danilo Rodríguez destacó la importancia de estar atentos a los cambios de color, la decoloración o la aparición de manchas oscuras o pecas y, sobre todo, a las verrugas, ya que si estas últimas no se tratan van degenerando con el tiempo y terminan formando células cancerígenas.

Sobre la disfunción eréctil, el médico advierte de que puede derivar en la enfermedad de Peyronie, que es muy frecuente entre pacientes de entre 50 y 60 años: “Un 20-30% de las consultas vienen por este problema en el que los pacientes sufren disfunción eréctil y entonces tratan de tener una penetración forzada con el pene con una erección que no es adecuada y se van creando microlesiones dentro del mismo”.

Señales que podrían indicar una mala salud del pene

Muchas de estas afecciones del miembro viril pueden prevenirse siguiendo unas pautas de higiene y llevando un estilo de vida saludable, coinciden los especialistas consultados por CuídatePlus. ¿Cuándo sospechar que algo no va bien? Existen algunas señales que pueden indicar que la salud del pene se ha resentido. Ángel Luis Guillén, psicólogo, sexólogo y director del Centro de Psicología y Sexología Psicopartner enumera las principales:

La falta de erección (completa o parcial) como una imposibilidad de tener o mantener la erección.

Problemas en la eyaculación que incluye la eyaculación dolorosa, la eyaculación precoz, aneyaculación (imposibilidad de eyacular) o eyaculación retardada (dificultad en conseguir eyacular)

Afecciones en la piel del pene o verrugas genitales o secreción debidas a infecciones de transmisión sexual que pueden causar dolor, picor o escozor.

Anorgasmia o incapacidad para llegar al orgasmo a pesar de una estimulación adecuada.

Disminución o falta total de deseo sexual y excitación.

Una higiene correcta, básica para un miembro saludable

Todos los especialistas destacan como principal medida para mantener unos genitales masculinos saludables tener una higiene adecuada de toda la zona. Para ello, “cada vez que se orina, hay que retraer el prepucio”, explica el urólogo Rodríguez, quien aconseja lavar y secar bien este órgano.

“No todos los hombres saben que es muy importante el lavado correcto del pene dejando el glande al descubierto (si no hay circuncisión) para limpiar cualquier secreción (esmegma) y evitar irritaciones o infecciones. Asimismo, es importante el secar con cuidado para quitar la humedad”, apunta Guillén. Este especialista destaca como medida de prevención el lavado del pene después de mantener relaciones sexuales y/o masturbarse.

Facebook Comentarios
Redacción
El AutorRedacción