lunes, 4 marzo, 2024
jaimerinconrd@gmail.com
Actualidad

Edging, la técnica sexual para lograr los orgasmos más intensos

Jaime Rincon

Cada vez hay menos vergüenza y tabú en torno al tema sexual. En la actualidad se exploran con profundidad para conocer beneficios y desventajas. Tal es el caso del edging, técnica que promete orgasmos más intensos que nunca y que está bajo la lupa de los especialistas.

La uróloga, cirujano pélvico y educadora sexual, Rena Malik, define el edging como una técnica para controlar del orgasmo o tratar de llegar esencialmente al borde del punto de clímax para retrasarlo. Esto puede practicarse solo o en pareja y en distintas modalidades sexuales, sea la penetración, la masturbación o el sexo oral.

Asimismo, la experta en educación sexual Evie Plum, entrevistada por The Health, agrega que esta técnica, que consiste básicamente en detenerse cuando estás a punto de llegar al orgasmo, es recomendada para incrementar la resistencia sexual y ayudar a quienes presentan eyaculación precoz, a quienes padecen de disfunción eréctil y a quienes luchan por alcanzar el orgasmo en general.

Para la doctora Malik, entre las ventajas del edging está en primer lugar, en aumentar potencialmente el placer, pues a medida que retrasas el orgasmo, aumenta la tensión y esto emite una mayor liberación cuando el orgasmo finalmente ocurre, lo que provoca mayor placer.

El edging

Otra ventaja del edging es que, cuando se practica en pareja, ofrece oportunidades de mejorar la conexión con la pareja. “Esto le permite a la pareja explorar juntos sus experiencias e incluso programarse para que los orgasmos ocurran al mismo tiempo, lo que puede propiciar mayor intimidad”.

Además, puede ser un proceso de aprendizaje porque nos permite ver qué tipo de estímulos son más o menos placenteros, conocer más a fondo nuestro propio cuerpo, lo cual es también una ventaja de la masturbación y del uso de vibradores, y también permite entrenarnos en cuanto a tener mayor control para que duren más tiempo las relaciones sexuales y en consecuencia tener mayor placer.

Por último, Malik destaca el valor de esta técnica para tratar la eyaculación precoz que es eyacular antes de que tú o tu pareja quieran, y suele ocurrir durante los dos primeros minutos de la relación sexual, lo cual puede causar frustración o angustia.

Para practicarlo en virtud de mejorar esta condición, la experta recomienda que, cuando se siente que se está a punto de alcanzar el clímax, hay que detenerse durante 30 segundos y luego se reanuda. También se puede agregar presión para detenerse y luego volver.

El asunto es que esto funciona porque el cuerpo, al excitarse y prepararse para lograr el orgasmo, coordina el cerebro, con un despliegue hormonal, se acelera el ritmo cardíaco, la respiración y la circulación sanguínea, la presión arterial, la zona genital y hasta la piel en general se hace más sensible y al detener este proceso, todo se acumula volviéndose más poderoso cuando se reanuda. Se mantiene la excitación por más tiempo y al momento del clímax, se supone que todo surge con sensaciones multiplicadas. Se disfruta llegar al objetivo con más calma y mayor intensidad.

Facebook Comentarios
Redacción
El AutorRedacción